Si hay algo más lindo que sentarse en un inodoro con la tapa tibia, es la buena vibra que te da el público de Youtube. Es algo que nos hace seguir este camino. Eso, y para ponerla, obvio.

Los comentarios de un video forman parte del aplauso al youtuber. Así como también pueden ser botellas de ácido o bombas molotov. Pero es algo que disfruto leer, y necesito hacerlo, para pensar lo que tengo que mejorar en los próximos videos. Suelen haber críticas muy constructivas y otras, no tanto. Pero a estas últimas, hay que hacerlas a un lado, salvo que sean la mayoría. Si se tratan de unos pocos “haters”, no hay que preocuparse. Pero siempre es bueno tener en cuenta esos comentarios, ya que son los que pueden dispararte nuevas ideas para mejorar el contenido. Así como también hay que tener en cuenta las visitas, y ver cuán consumido está el cigarrillo que se forma con la barra “like-dislike”.

Hace poco, en uno de mis videos, se armó una discusión muy larga por un comentario que preguntaba si lo que decía, realmente lo pensaba. Obviamente, no contesté tal pregunta, ya que creía que en el video estaba más que claro que se trataba de ironía. Pero la discusión que se generó fue tan divertida, que me enganché con la novela. Y el final es sorprendente.

Los forobardos en Internet son más que entretenidos. En este caso me tocó un sistema muy cliché.

Juan hace una pregunta boluda. Pedro y Pablo, le responden que es un pelotudo. Juan se ofende y les dice “quién les preguntó?”. Carolina defiende a Pedro y a Pablo. Juan dice que no piensa discutir con pelotudos. Pedro le dice lo mismo a él. Pablo adhiere. Juan repite lo que puso antes, y reafirma que no va a responder más, y sin embargo lo hace. Pedro y Pablo repiten el error. Juan hace lo mismo que ellos, nuevamente. Joaquín se mete en la discusión, diciendo exactamente lo mismo que todos.
Básicamente se la pasan hablándose entre sí, y diciéndose que no se van a hablar. Que no van a gastarse en escribirle a un idiota. Aunque lo hacen, y demasiado. Escriben tanto que te llegás a preguntar por qué no se dedican a la literatura. Pero descartás la hipótesis cuando ves la ortografía que manejan.

Esta historia venía muy bien, cuando dio un giro tan inesperado que me quedé pensando si estaba feliz o defraudado.
Tanto en Youtube, como en todos lados, los comentarios se pueden eliminar. Pero a mí me llegan por mail todos y cada uno de ellos, lo hayan borrado o no. ¿A qué voy con todo esto? Me llegó un correo con nuevos comentarios y noté que, el que preguntó al principio, hizo un comentario que luego borró, y volvió a subir con otro usuario que, en este caso, se trataba de uno de los que le respondía. Dicho en otras palabras un poco más sencillas, el pelotudo que hizo una pregunta idiota, se insultaba a sí mismo con otro usuario, luego volvía a ser el primero, y se defendía nuevamente. Eso me decepcionó un poco. Pero bueno, sólo imagino que nunca pasó, como “Terminator 3”.

Y así fue como descubrí a mi seguidor esquizofrénico.

Pero bueno, gente boluda hay en todos lados. Así que mejor los dejo disfrutar este video, que es algo nuevo que estoy probando. Una nueva sección. Va a constar de tres cortos (muy cortos) en un sólo video. Le iba a poner “3 al hilo”, pero es algo que jamás lograré. En esta oportunidad, les entrego humildemente y sin compromiso, son estos ricos y exquisitos cortometrajes, señora. Llevan los tres cortometrajes de Georgalos, y valen un peso. O bueno, no me den nada. Con ustedes: Tricota.

1.5.2014
 

Author: Publete

Youtuber. Humorista. Gil. Escritor de 140 caracteres. Hace stand up de vez en cuando. Participó en Sin Codificar. Hizo radio. Hizo pi. Y algunos guiones de contenido humorístico para internet.

Stand Up Delivery