“Yo soy youtuber”, dije un día. Y desde ese momento, todo el mundo me preguntó qué carajos significa eso.

La misma palabra lo dice, pensarás, y significa “ber videos de youtú”. Y está al revés, porque es en inglés.

Pero la definición formal que se le dio es: Persona que sube contenido audiovisual, original y propio, a través de la plataforma Youtube, y lo hace periódicamente. Básicamente, una definición profesional para que suene importante.

Más allá de su nombre poco original, el youtuber no usa este medio para hacerse famoso y saltar a algo más. Lo que realmente busca, es algo mucho más profundo y comprometido: ponerla.

Sí, leíste bien. Poner la cara todos los días, compartir ideas y trabajos que, en otros medios, no se podrían lograr, sin que te filtren el sesenta por ciento del contenido. Si es que encontraste el contacto indicado. Esto es lo que logró que en Estados Unidos haya youtubers que rechazan propuestas televisivas constantemente.

Demás está decir que, en Norteamérica, existen usuarios que viven de esto, a través de publicidades. Pero en Argentina, aún no se genera un movimiento tan grande, como para lograrlo. Lo que se gana con las views que se manejan en el país, no te alcanza ni para pagar la cuota de internet. Razón por la cual, esto sigue siendo, por el momento, una manera de divertirse y apostar a futuro.

Y así, buscando divertirme, se me ocurrió crear este personaje. En una época donde la comunicación es más que importante, aparece alguien que tiene muchos problemas para comprender lo que se le dice. Con ustedes, Gilberto Literardi.

3.4.2014
 

Author: Publete

Youtuber. Humorista. Gil. Escritor de 140 caracteres. Hace stand up de vez en cuando. Participó en Sin Codificar. Hizo radio. Hizo pi. Y algunos guiones de contenido humorístico para internet.

Stand Up Delivery