Diego Reinhold y Malena Guinzburg brindaron una entrevista al suplemento de espectáculos del diario Clarín, en el que hablan del stand up y de sus nuevos proyectos. La reproducimos a continuación:

¿En el stand up se improvisa mucho?
Diego Reinhold: Mucho no.
Malena Guinzburg: A veces pasa que improvisás, creés que te salió genial, volvés a improvisar y sentís que perdiste la espontaneidad.
Diego: La improvisación es el teatro mismo. El aquí y ahora, el gran arte de la actuación. Uno está improvisando siempre, por más que las palabras se repitan.
Los dos acaban de estrenar sus monólogos en el Paseo La Plaza, especie de guarida standapera porteña. Reinhold con Yo (una historia de amor), y Malena formando parte de #máscanchero (junto a Pablo Fábregas, Fernando Sanjiao y Diego Scott).
Malena: Yo no tengo tanta sutileza como Diego. Improviso si se me ocurren chistes nuevos. Soy más básica. El no, él es más artista.
Diego: Bueno, es que yo vengo de la actuación.
Malena: ¡Yo también vengo del teatro serio!
Diego: ¡¿Vos dónde estudiaste?!
Malena: Yo te estudié con Julio Vaccaro, con…
Diego: Ah, bué, perdón, retiro lo dicho.
Malena: Cuando yo siento que pude improvisar es porque estoy súper conectada con lo que está pasando. Si pongo el automático no se me va a ocurrir nada.
De tener que hacer una especie de genealogía del stand up local, ¿por dónde empezaríamos?
Diego: ¿Local? Ay, me mataste.
Malena: Para mí fue el primer Cómico (2001), donde Diego estuvo un montonazo de tiempo.
Diego: Cómico, como producto, como estereotipo puede ser. Cómico es muy de libro, sirve a nivel industrial. Pero sí, puede ser que haya sido el primer espectáculo que se autodenonimó stand up. Ahora, si tuviéramos que hablar de monólogos…
Malena: Monólogos, Pinti.
Diego: Tu viejo también (Jorge Guinzburg). El stand up viene de una especie de globalización de la cultura, y de una generalización de arquetipos del lenguaje teatral. El stand up es tener un puno de vista de la vida con un humor.
Malena: Mi viejo hizo El club de la comedia en televisión y me parece que mucho no funcionó. Ese intento fue anterior a Cómico.
Diego: El problema de ese programa es que había algo fuera de encuadre. Había una pretensión…Malena: El problema es que para que fuera televisivo se llamó a famosos que no eran monologuistas. Y lo que tiene el stand up es que uno debe armarse sus textos en base a la propia mirada.
¿Pierde gracia que en el stand up uno no sea el autor?
Malena: Para mí, sí.
Diego: Tiene un porcentaje muy bajo de efectividad. El editorial nace del editorialista.
Malena: Bueno, mi viejo le escribía a Tato Bores y…
Diego: Ahí sí funcionaba. Y a Gasalla, en su momento, le escribía Pinti, y también funcionaba.
Malena: Pero Tato hacía humor político…
Diego: ¡¿Y?! ¿El humor político no es stand up? A mí me gusta escribir mis textos, encontrar mis propios lugares de asociación libre y hacer sinapsis con ciertas temas que provocan la risa.
Martín Rocco me dijo que el stand up era una especie de “levántate y anda”.
Diego: Es que tiene algo de doméstico. No se necesita ser actor. Tiene algo de hágalo usted mismo, sí, puede ser. Hoy existen tantos lugares para presentarse que podés no ser actor y ensayar en vivo tu propio monólogo.
Malena: El stand up tiene una economía única. Uno parado en un escenario y nada más. Igual, ojo, no es lo mismo creer que siendo el gracioso del grupo te va a ir bien.
¿Conocen standaperos que se ganen la vida, no sé, como médicos por ejemplo?
Diego: Yo conozco un obstetra…
Malena: Hablando en serio, conozco un tachero buenísimo y tengo una amiga abogada que deberían escucharla. Yo hice un curso y como compañero tuve un vendedor ambulante que tenía buen material, pero no sé qué pasó con él. De todos modos me parece que si sos actor, hay un plus para el stand up. Si lo ves a Peto (Menahem), lo ves actuar.
Diego: Sí, se nota cuando hay una performance o cuando sólo está la bajada de línea.
Malena Pichot me dijo que el stand up “da grasa”.
Malena: Yo entiendo, da grasa.
Diego. ¿Por qué “da grasa”?
Malena: Porque cualquiera puede hacerlo. Por los afiches, por las caras de los afiches con los micrófonos antiguos. Por los nombres de los espectáculos que tienen esos horribles juegos de palabras. Pero es un género difícil y yo lo súper respeto.
Diego: A mí me gustaría que me expliques qué quiere decir que el stand up “da grasa”.
Malena fue bastante clara.
Diego: Sí, pero no me siento identificado con eso.
Con una década y pico de stand up porteño, ¿no se llegó a una saturación de ciertos temas o contenidos?
Diego: No. Pienso que todavía estamos empezando. Falta mucho camino por recorrer, falta el ingreso del stand up a la televisión.
Empezar a hablar mal del marido que ve fútbol o contar que sos bipolar, ¿sigue resultando?
Malena: A mí me pasa que cuando escribo limito ciertas cuestiones. Igual, se puede hablar de lo mismo, de la maternidad, y darle una vuelta súper original.
¿Son buenos tuiteando?
Malena. Yo le doy bola. A mí me divierte. Es un medio de comunicación ideal para el chivo.
Diego: No lo había pensado. Twitter es como un stand up bactereológico. Yo no tuiteo, pero es así.
Dalia Gutmann me pidió que no dejara de preguntarles cuáles son los errores más habituales de los principiantes.
Malena: Yo no doy clases, pero si van a estudiar les recomiendo que vean a sus profesores en acción.
Diego. En esta materia soy autodidacta. Y no me considero buen público de stand up.

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/teatro/Diego-Reinhold-Malena-Guinzburg-improvisados_0_860314175.html

8.3.2013
 

Author: Stand Up Time!

Stand Up Time! es un magazine online sobre stand-up comedy, en español. ¡Este que estás leyendo! Además, producimos shows en teatros, y stand up para eventos.

Stand Up Delivery