Por Santiago Leiro.

-¿Cómo anda “Entre Nosotras”?

-En este momento lo estamos haciendo en La Apasionada, un restorán muy bonito de la zona de Florida. Anda muy bien, por suerte llenamos y, dado el éxito de convocatoria, abrimos “Entre Nos”, humor de caballeros, un ciclo de comediantes masculinos.

-Estás acostumbrada a producir tu propio show.

-Si. Desde 2005, arranqué con “Humor de perras”, que fue el primer show de stand up con elenco íntegramente conformado por mujeres. Le siguió “Poker de reinas”, después vino “Mirame cuando te hablo”, que duró 3 años y que al principio tenía un elenco femenino. Todos estos shows fueron en el Paseo La Plaza. El año pasado arrancamos con “Entre nosotras” en el Mooi, de Belgrano.

-¿Qué show te hizo más feliz?

-“Entre Nosotras” en Mooi. Todo lo que pasó el año pasado con el show y el sponsoreo de Cocot fue la unión perfecta. Todos trabajábamos para lo mismo, la convocatoria era facilísima, el lugar increíble. Este año no lo pudimos hacer por un problema ajeno a la producción, pero es muy probable que pronto volvamos a Mooi. Cuando el lugar, la gente, todos laburamos para lo mismo y hay buena onda, y todo es lindo, el lugar, la música, todo hace que la gente lo disfrute muchísimo más.

-¿Es difícil producir y monologar en el mismo show?

-No es difícil en lugares como Mooi o como La Apasionada, donde yo voy a actuar y el lugar se ocupa de que las cosas funcionen, de difundir, de que la comida sea excelente, de que los tragos sean perfectos. Así no es difícil. Hay que encontrar un lugar que quiera hacer las cosas bien, agasajar y acompañar el show. Sí me resultaba difícil en el Paseo La Plaza, donde tenía que volantear, donde tenía que pelear por el mismo público por la superposición de shows, ocuparme de la convocatoria, donde la atención gastronómica no era la que yo esperaba, etc.

-¿No estás feliz de haber salido del Paseo La Plaza?

-Si, absolutamente. Yo trabajo con reservas agotadas. Llego al lugar y ya sé que está lleno. Ni en Mooi ni en La Apasionada se volantea. Funciona la difusión del boca a boca. El Paseo te da otra exposición, pero yo, hoy por hoy, busco ser feliz.

-¿Cuándo empezaste a hacer stand up?

-Empecé en “Humor de pie”, un show que estaba en la sala Colette, en el 2004.

-Fuiste de las primeras camadas de comediantes…

-Cuando empecé, las únicas minas que estaban eran Natalia Carulias, Dalia Gutmann, Vero Lorca, Thelma Demarchi y un par de chicas más que ya no están en el circuito.

-¿Cómo te ganás la vida?

-Yo trabajo mucho en eventos privados para mujeres de treinta y pico para arriba. Trabajo todos los fines de semana. Soy actriz de formación, egresada del IUNA, y paralelamente soy taquígrafa de la Cámara de Diputados. Hay gente que piensa que mi laburo de taquígrafa no tiene nada que ver con el de comediante, pero yo siento que sí. Porque el laburo de taquígrafa consiste en pasar el lenguaje oral al lenguaje escrito y que se entienda, teniendo en cuenta que el lenguaje escrito es muy diferente. Y la actuación es un lenguaje escrito que hay que pasarlo a la oralidad. Entonces para mí sí tiene que ver, porque yo trabajo con el lenguaje oral y el escrito, de un lado al otro, y viceversa.

-¿Y te divierte tu trabajo de taquígrafa?

-Trabajo en todas las comisiones, y como hay más de 30, me entero de todo, de un montón de temas, desde Ganadería hasta Derechos Humanos, y a veces hay cosas súper interesantes. Pero está claro que las sesiones son como la puesta en escena, ya sabemos todo lo que va a pasar, ya sabemos si una ley se va a votar o no, es como el show.

-¿Fuiste testigo de momentos históricos?

-Sí, de muchos. Estuve sentada al lado de Yabrán, un personaje que me impactó mucho. Estuve en juicios políticos a personajes importantes, en videoconferencias de Derechos Humanos, muy fuertes, etc. También estuve en la Comisión de Lavado, en la que estaban Carrió y Cristina. Vas conociendo a los personajes desde que son diputados.

-¿Y tu trabajo te dio gusto por la política y todo lo contrario?

-Siempre me interesó la política. De chica militaba, trabajé en Derechos Humanos, para Abuelas, haciendo teatro. La política siempre fue un tema que me conmovió y me gustó. Hoy estoy un poco defraudada, como vencida, porque ya sé cómo funciona el mecanismo: el que tiene la mayoría gana la votación y el Congreso no funciona como un sistema en el que las partes se escuchen. Son muy pocos los proyectos que se votan que no vengan del Ejecutivo, independientemente de quien esté en el poder.

-¿Es verdad que la fiesta de 15 de tu hija te tiene completamente tomada?

-Absolutamente. Es en los primeros días de septiembre y ya estamos en la recta final. Preparar una fiesta de 15 de esta magnitud es como preparar un casamiento y es una locura total, pero también es muy divertido.

-¿Tiene algún punto de comparación con tu fiesta de casamiento?

-¡Para mí no! Mi casamiento fue más relajado. ¡Tiene un montón de ítems que yo no sabía ni que existían! Llevan 3 vestidos diferentes, “la fiesta de la vela”, el disc jockey, las luces, el book de fotos, el videoclip, el video de las fotos cronológico, el video de las foto familiares… Mi casamiento era la comida, el vestido y a bailar.

-¿Qué es lo más loco que te pasó en un escenario?

-Una vez, en Liberarte, en la “Selección de Stand up”, una mina estaba como muy sacada. Yo estaba haciendo un material que no hago más, de sexo anal, de la Rampolla y qué sé yo, y la mina me empezó a contestar a los gritos y a tirar como un montón de data a los gritos, como exponiendo toda su experiencia en el tema, una situación muy bizarra.

-Por favor, que no me pase nunca. Contame algo que no sepamos de vos y que sea hora de saberlo.

-Me gusta mucho escribir. Escribí muchas poesías y muchos cuentos. En algún momento fue una gran disyuntiva, si seguir actuación o letras. Escribo mucho y me fascina leer. A veces me da bronca no tener más tiempo para dedicarle a la lectura.

30.7.2014
 

Author: Santiago Leiro

Periodista, diseñador, ilustrador, músico y standapero, una palabra que odia. Dirige su propio estudio de comunicación, Dospordos. Le gusta escribir entrevistas, tomar tecitos y se declara el último fan de Eurythmics en el Cono Sur.

Stand Up Delivery