Por Santiago Leiro. Foto: gentileza de Sandra Rojo.

– ¿Cómo fue que decidiste dejar elenco de “Ja!”?

– Necesitaba aflojar con el stand up, por lo menos el compromiso de ir una vez por semana y con “JA!” estábamos actuando dos veces por semana. Quería hacer algo más relajado. Me fui de una manera muy amigable, de hecho ya volví varias veces como invitado.

– ¿Y qué material hacés ahora?

– Estaba podrido de lo que hacía antes, así que ahora tengo material nuevo que mezclo con los grandes éxitos, hasta que todo sea material nuevo y pueda dejar “los 20 años de casado” alguna vez.

– ¿Seguís siendo fan del mundo western?

– Soy fan de la música country y del line dance. Me gusta ir a ver a las bandas locales. Como bailarín, si me ponés a bailar no bailo, salvo que sea country, algo que con amigos lo puedo llegar a hacer.

– ¿En tu escala de valores qué lugar ocupa Rosario Central?

– Lo primero lejos por sobre todas las cosas, lamentablemente. Lo digo con lástima sobre mi persona. Cualquier casamiento o cumpleaños… si está a la misma hora que juega Central, no estoy. Cuando Central estaba en la B dieron casi todos los partidos por tele menos dos. Uno de esos partidos se jugaba en Rawson y lo daban en tele solamente para Rosario, así que me fui con mi mujer a Rosario ver el partido en un bar. Encima, como Central perdió, cuando terminó el partido ni siquiera la llevé a dar una vuelta por la ciudad, nos volvimos de una. Y otra vez cuando jugó en Puerto Madryn directamente organicé las vacaciones en el Sur.

– ¿Cómo te ganás la vida?

– Soy vendedor de Galeno. Y con mi mujer manejamos un negocio de repuestos para motos.

– Contame lo más gracioso que haya pasado en una función tuya.

– Yo no tuve grandes éxitos. Hace poco me invitaron a una función en la que no solamente no había ninguna persona de público, sino que faltó un comediante.

– Contame algo que no sepamos de vos y que sea hora de saberlo.

– La gente no sabe que yo no tengo mala onda. La gente me ve y, obviamente, lo primero que piensa es “este es un cara de orto, amargo”. La gente que me ha tratado me ha llegado a tener estima. Yo sé que tengo que remontar eso, mi primera impresión no es muy agradable. Quiero que me den una chance, soy un tipo normal.

29.5.2014
 

Author: Santiago Leiro

Periodista, diseñador, ilustrador, músico y standapero, una palabra que odia. Dirige su propio estudio de comunicación, Dospordos. Le gusta escribir entrevistas, tomar tecitos y se declara el último fan de Eurythmics en el Cono Sur.

Stand Up Delivery