Por Santiago Leiro.

-¿Cómo anda “Un Puente al humor”?

-Anda bien. Ya lleva 5 temporadas. Estamos los jueves a las 22.15 en The Cavern pub.

-Sos un contador serial de funciones. ¿Por qué función vas?

-Vamos por la 263.

-Eso de ser contador público y humorista es como tener doble personalidad. ¿Cómo surgió la necesidad de ser humorista?

-Yo estudié una carrera que me permite tener cierta estabilidad económica, pero hay cosas que uno las lleva adentro. Yo las encontré a los 40 años. En la oficina -yo trabajo en el Hospital Garrahan-  me decían por qué no iba a estudiar teatro, ya que me gustaba hacer bromas y chistes. Ojo, cuando no estoy en la oficina me extrañan. Soy el que le pone un poco de alegría.

-¿Con qué soñás? ¿Hasta dónde querés llegar con el stand up?

-A mí siempre me gustó hacer reír. Yo actué en Montevideo, Mar del Plata, Tucumán, Mendoza, San Juan, Córdoba, San Pedro, Campana, Concordia y Rosario, con la intención de ir a conocer a los nuevos standaperos. Por el show han pasado más de 1.000 artistas, entre ellos una banda musical humorística chilena, muchísimos uruguayos y hasta hubo una función internacional en la cual participaron un belga, un francés, una española, un paraguayo, un boliviano, un brasilero, un uruguayo, un venezolano, un colombiano y un argentino. Pero al haber arrancado a los 40 años, sé que no tengo un gran futuro por delante… Aparte soy bastante conservador y no voy a dejar mi trabajo por nada del mundo porque me da de comer y, por lo que se ve, bastante. De hecho, tendría que comer menos. Si Carmen Barbieri –por darte un ejemplo utópico- me llamara para hacer una temporada, no sé si lo aceptaría…

-¡O sea que tu sueño es hacer revista en mar del Plata!

-No, no. Mi sueño con el stand up es que el esfuerzo que le pongo tuviera su recompensa económica.

-“Mi sueño es que me llame Carmen Barbieri”. Así voy a titular esta nota.

-No, no. ¿A quién no le gustaría actuar de noche en un teatro y después dormir de la mañana a la noche?

-“Mi sueño es dormir todo el día”. Vamos empeorando…

-No, no. Vivir de la actuación sería espectacular. Pero tengo los pies sobre la tierra. Por ahora lo tomo como un hobby.

-Lo que no se puede negar es tu poder de convocatoria. Asados, fiestas, shows a beneficio, fútbol para standaperos…

-Siempre fui un organizador. Lo disfruto tanto que para mí no es una tarea, es una satisfacción. Mi objetivo es que la gente se divierta. Yo siento que tanto las funciones como estas cosas que organizo son como si invitara gente a mi casa para que la pase bien. En las funciones se nota porque ya en el camarín los chicos la pasan bien y eso se traslada al escenario y la gente lo percibe. Respecto de las otras convocatorias, trato de estar en los mínimos detalles para que todo salga bien.

El fútbol standapero es los lunes a las 19 hs. Jugamos en estación Fitz Roy, en Velazco y Fitz Roy. Pero estamos tratando de armar otro grupo los martes.

-¿Volvés con el programa de radio?

-Si. En septiembre, todos los miércoles de 18 a 20 hs voy a conducir “La bicicleta” junto a Miguel Ángel González y Nicolás Barrasa por www.fansradio.com.ar.

-¿Qué fue lo más loco que te pasó en un escenario?

-En un boliche de Quilmes me subí a una tarima medio enclenque y metí la gamba hasta la rodilla adentro del escenario. No me estaba yendo bien y ni siquiera con eso se rió la gente.

-Contanos algo de vos que no sepamos.

-Yo soy un tipo que hace muchos cursos y que termina no aplicándolos. Estudié improvisación, doblaje, canto, guion… Pero mi objetivo en la vida más que ser buen comediante es ser buena gente. Es la forma de honrar a mis viejos, siguiendo el ejemplo que ellos me dieron.

-¿Qué número de entrevista es esta en tu vida?

-Debe ser la cuarta.

27.8.2014
 

Author: Santiago Leiro

Periodista, diseñador, ilustrador, músico y standapero, una palabra que odia. Dirige su propio estudio de comunicación, Dospordos. Le gusta escribir entrevistas, tomar tecitos y se declara el último fan de Eurythmics en el Cono Sur.

Stand Up Delivery