Esta semana encontramos una increíble nota de Andy Sandford que, con el permiso del autor, nos traduce Alejandra Bavera a continuación (la negrita es propia):


Lo que los celos y la amargura pueden hacerle a tu carrera en la comedia

Por Andy Sandford

Los celos y la amargura existen en casi todos los rubros, y especialmente los artísticos. Sólo puedo hablar desde la perspectiva de un comediante, pero los he visto arruinar gente. Creo que si vas a dedicarte al stand up comedy como una carrera, tenés que entender que no hay un camino bien definido para “lograrlo”.  No creas que pagar derecho de piso te va a conducir  a algo más que las lecciones y experiencias que te puedas llevar. No creas que el éxito de otra persona es tu fracaso. No te sientas tan decepcionado como para quedarte afuera de toda la industria, debido a algunas injusticias percibidas. Siempre hay alguien que tiene más derecho a quejarse que vos y decide no hacerlo. El caer en el cinismo con las cosas fuera de tu control puede envenenar todo lo que hacés y correrte del camino que te lleva a perfeccionar tu arte, que es siempre LO MAS IMPORTANTE.

Parte del problema es el deseo de reconocimiento inmediato No aporta demasiado que todos sepan cuál es el nivel en que te mereces estar tan pronto como hayas alcanzado ese nivel. No debes desear ser visto por la gente de la industria sólo porque “podes” mantenerte a la altura de los grandes nombres. Es mucho mejor trabajar para ser tan bueno como te sea posible, de modo que cuando consigas ser visto, les vueles la cabeza y estés más que listo para la gran oportunidad que pueda venir. Nadie te debe nada por tu trabajo duro. El único beneficio de tu trabajo duro es cuán bueno te ha hecho. Por eso, “años” en stand up prácticamente no significa nada. La gente progresa a ritmos diferentes, a veces alguien “llega” luego de muchos años, o puede ser que tome poco tiempo para que la gente sea capaz de apreciar su estilo. Si tenes el tiempo para tomar nota de todo lo que algunos compañeros obtienen sin merecerlo, entonces tenés el tiempo para poner un poco más de esfuerzo en tu acto, que es lo único que habla por vos, o debería hablar por vos.

Los comediantes tienden a hablar constantemente de lo que está pasando en sus vidas. Por eso, si sentís que fuiste pasado por alto en repetidas ocasiones, puede que se convierta en el tema que te obsesiona más. A los no comediantes no podrían importarles menos tus inseguridades. Los cómicos  o la industria de la comedia, son los únicos que entienden de lo que estás hablando, y ellos te van a empezar  a considerar un quejoso. Si pensás que una rama de la industria de la comedia no reconoce tu grandeza, lo mejor es simplemente que te lo guardes para vos.

Es una mala idea atacar a las personas que sentís que te han ignorado justo después de que te ignoraron. Lo más probable es que no te hayan descartado … no podés saber cuáles son todos los factores en juego. Pero si vas quemando naves, ya no importa lo que “te merecés”, porque demostraste ser una persona difícil.  Si “tal y cual” consiguieron “esto y aquello” y no son ni la mitad de graciosos que vos,  eso no te da derecho a nada, excepto una invitación abierta a elevar tu propia exigencia y superar un sistema defectuoso.

Creeme, no soy una persona a la que le llegó todo de arriba diciéndole a aquellos que fueron rechazados que dejen de llorar. Yo no tengo una “imagen” marketinera o fácilmente reconocible y muy a menudo he tenido que demostrar a gente que no me convocaba que estaba equivocada. Esto me ha hecho mejor. Trato de recordarme a mí mismo que si se quiere lograr un estilo que es sin lugar a dudas “vos”, vas a ser pasado por alto por la industria, que está buscando gente para encaje en un molde. No tenés que probar que merecés esto o aquello.  Si estás enfocado en ser definitivamente bueno, la gente va a estar más proclive a cuestionar la validez de tal o cual por no elegirte. No tiene ningún sentido enojarte contra la única máquina que puede venir y ayudarte un día. Tampoco  vas a ser capaz de ofrecer tu acto para adaptarse a lo que pensás que ellos quieren, porque eso es falso y, en el mejor de los casos, mediocre. ¿Porqué querrías obtener reconocimiento por hacer algo que no es verdaderamente tuyo?

Alegrate por todos los que logran algo, porque eso significa que la comedia en sí misma sigue siendo valorada. Si crees que no estás siendo elegido porque no te ajustas a un cierto “look”, entonces tenés que ser lo suficientemente genial como para trascender la idea de un “look”.  Todos los cómicos que conozco que han logrado una buena cuota de éxito y son ampliamente respetados tienen algo en común: sólo están obsesionados con la calidad de su producto. Simplemente no hay sustituto que ser siempre mejor que lo que cualquiera esperaría que fueras.

Cada vez que me siento desencantado por la falta de reconocimiento, me acuerdo de la gente como Kyle Kinane. Tengo la suerte de haber llegado a conocer y ser amigo de Kyle, porque siento que su comedia es de las más divertidas y originales que se te ocurran. Él canalizó toda su energía en la calidad de su stand up por más de una década sin mucho reconocimiento por parte de la industria: hasta que en un punto él era una fuerza innegable que la industria no podía ignorar. Es por eso que él estaba más que preparado para las oportunidades que finalmente llegaron a sus manos. Es mucho más fácil describir a la industria como una mierda y crearte un espacio limitado para vos mismo, con cualquier excusa para no salir de él. En la búsqueda de algo verdaderamente original, vas a enfrentar la adversidad. Podes estar motivado por esa adversidad, o dejar que te golpee y te consuma.

 

12.8.2013
 

Author: Alejandra Bavera

Alejandra Bavera es comediante, guionista y productora. Hace stand up en "Snorkel Stand Up" y "Ay, ellas!". Escribe guiones para radio y tv. Produce "Cosa de Minas". facebook.com/AlejandraBavera

Stand Up Delivery