Esta semana encontré un genial artículo de Adam Frucci en Splitsider, una especie de checklist que todos deberíamos hacer antes de acusar a alguien de robarnos un chiste. Acá va la traducción.

Si sabés inglés, te recomiendo leer el original acá: http://splitsider.com/2011/07/so-you-want-to-accuse-someone-of-stealing-your-joke/

 


Así que querés acusar a alguien de robarte un chiste.

Esta semana, un grupo de sketches acusó a Conan O’Brien de robarles una rutina para su show. Luego de examinar el reclamo, era muy claro que la acusación no tenía fundamento por varios motivos. Esto los hizo ver muy mal! Este grupo del cual nunca había escuchado hablar, es ahora conocido por acusar gente de robarles cosas con el fin de obtener atención, algo muy feo para ser recordado.

Para prevenir otro incidente desafortunado como este, creo que sería útil establecer algunas preguntas importantes que los comediantes y los grupos cómicos deberían hacerse antes de acusar públicamente a alguien de plagio.

¿Es probable que haya visto tu chiste?

Para que alguien pueda robarte un chiste, tiene que haber sabido de su existencia primero. ¿Tu chiste original apareció en la tele, en una película, o en un video con más de 500000 visitas? Bien, entonces es razonable que la persona acusada lo pueda haber visto.

Pero si el chiste es de un video de Youtube con un par de miles de views, o de un sketch que hiciste en un show en un pequeño teatro durante un par de meses hace uno o dos años, a menos que sepas por algún motivo que esta persona lo vio, lo más probable es que no lo haya visto. En el caso de Last Call Cleveland (N. del T.: el grupo que acusó a O’Brien), no hay evidencia de que su rutina haya sido vista por más de un puñado de personas; incluso luego de que el video fuera levantado por un par de sitios debido a las acusaciones, la cantidad de views era alrededor de 4000. No es exactamente algo que vaya a incendiar el mundo.

¿Tu chiste es muy original?

Si tu chiste es uno que nunca que haya hecho antes, uno que no es parecido a nada que se haya hecho antes en comedia, tu acusación puede tener algo de mérito. Pero si estás haciendo un chiste que es relativamente obvio, o es algo de lo que la gente ha estado hablando por años, posiblemente no puedas reclamar que es tuyo. Como mínimo, deberías hacer algún tipo de búsqueda para asegurarte de que sos el primero en hacer ese chiste.

Por ejemplo, el último año, Tim y Eric acusaron a SNL de robarle su sketch de los pequeños sombreros. Los dos sketches no son similares, excepto por el hecho de que los personajes en ambos aparecen vistiendo pequeños sombreros en el remate. Tim y Eric básicamente reclamaban la posesión de la idea cómica de los pequeños sombreros.

Por supuesto, no pasó mucho tiempo para que la gente recordara a Blaine Edwars, el famoso personaje de Damon Wayan, del sketch “Men on Film” de In Living Color, en el que la característica principal era que tenía un pequeño sombrero prendido a su cabeza. Es difícil de decir que Tim y Eric son los dueños de los sombreros pequeños cuando aparecían en un influyente show de los ’90.

¿Es tu chiste sobre algo que sucedió recientemente, y obvio?

Si fuiste el primero en hacer un chiste obvio luego de un evento público, eso no te da propiedad de ese chiste. Todos lo están haciendo. Por ejemplo, un video en Funny or die parodiaba los avisos de los jeans Wrangler en los que había planos del pito de Brett Favre. SNL hizo un comercial similar la semana siguiente, y la gente los acusó de plagio.

Primero, las chances de que el equipo de escritores de SNL hayan visto el otro video, son escasas. Dos, es la más obvia parodia imaginable. Si el equipo de Funny or Die o el de SNL no hubieran hecho una parodia de estos jeans con el pito de Favre colgando, cerca de 100 otros grupos lo hubieran hecho.

¿Estás seguro que el otro no hizo el chiste primero?

Nada silencia más rápido una acusación de robo de chistes, o en una forma más avergonzante, que probar que el acusador en realidad hizo el chiste luego del acusado. Esto es lo que le sucedió a Bill Maher, que acusó a The Onion de robarle un chiste que había hecho en un especial de stand up. ¿El problema? The Onion publicó el chiste en cuestión seis meses antes de que saliera al aire el especial de Maher. El lo vio en la página principal, traído de los archivos, pero pensó que era nuevo. Ahí Bill Maher quedó como un estúpido engreído.

¿La nueva versión es muy similar, o solo comparte algunas cosas específicas?

Copiar un chiste palabra por palabra es una cosa, pero es difícil establecer que alguien te robó cuando lo único que comparten ambos chistes es una premisa similar. Uno de los problemas de la acusación de Last Call Cleveland es que decía que compartía una premisa similar con la de O’Brien, cuando en realidad era diferente. Ellos tenían dos comediantes de stand up haciendo la misma rutina al mismo tiempo, con un ocasional cambio en la entonación de cada comediante. Jon Dore y Rory Scovel (N. del T.: los que hacían la rutina para Conan O’Brien), por su parte, eran dos comediantes haciendo rutinas completamente diferentes al mismo tiempo. Lo hacían de tal manera en que escuchabas pedacitos de cada rutina, pero era suficiente para escuchar algunos chistes intencionalmente trilladísimos. Si bien la estructura era la misma (dos comediantes actuando al mismo tiempo), el humor de cada rutina provenía de lugares completamente diferentes. Básicamente, Last Call Cleveland estaba reclamando la autoría de cualquier rutina en la que dos comediantes actuaran al mismo tiempo.

¿Tiene sentido que te hayan robado el chiste?

Da un paso atrás y mirá a la gente que estás acusando. ¿Realmente pensás que el staff de guionistas de SNL está buscando todo el tiempo en Youtube videos de sketches para robar? Estos shows con gran exposición tienen mucho que perder si roban chistes. Además tienen en su staff escritores de comedia profesionales que no necesitan acudir a internet para copiar un video de un grupo de impro. Es posible que alguien de un show robe algo, sí, pero antes de acusarlos, pensá: ¿porqué lo harían?

Esto no quiere decir en absoluto que nunca sucede el robo de chistes, aún por escritores y comediantes establecidos. ¡Claro que sucede! Es muy difícil encontrar alguna excusa legítima para los bien documentados casos de robos de chistes de Carlos Mencia. Y cuando South Park tomó varias líneas de un sketch de CollegeHumor para su propia parodia de Inception, fue casi imposible pensar un escenario en el que no hubieran copiado dichas líneas del video. Y terminaron admitiéndolo, aunque dando una pobre excusa sin sentido, diciendo que no habían tomado los chistes del video sino pensando que esas líneas eran de la película.

Así que sí, si tenés evidencia legítima de que alguien te robó, adelante. No hay excusas para robar chistes, y cualquiera que lo haga merece ser públicamente avergonzado. Pero asegurate que estás en lo correcto, sino terminarás pareciendo un idiota. Y no del tipo divertido de idiotas.

 

¿Qué opinás? ¿Te robaron chistes? Dejanos tu comentario!

12.7.2013
 

Author: Stand Up Time!

Stand Up Time! es un magazine online sobre stand-up comedy, en español. ¡Este que estás leyendo! Además, producimos shows en teatros, y stand up para eventos.

Comentarios

  1. Belén dice:

    El robo de material, es un tema delicado y esta nota me parece muy inteligente y respetable. Sin embargo, disiento en algo (lo único en lo que disiento con la nota) Y es el hecho de que si no tiene no sé cuantas visitas es improbable que lo hayan visto para robarles. En mi opinión, el que se haya publicado en algún lado accesible para el acusado de robo, es suficiente para que pueda haberlo hecho. No es necesario que lo vean millones de personas, si lo vieron 5, uno de esos pudo haber sido el “ladrón” de material.
    Es errado creer que alguien por ser “groso” no ve videos o lee blogs de gente “no grosa”.
    Pero también es errado pensar que a dos personas en diferentes partes del mundo no se les puede ocurrir una idea o un remate similares.
    En definitiva, el único modo de saber quien robó y quien no, es ver los dos shows y te das cuenta.
    A mí me han venido con el cuento de “fulano te robó material” y al ver a “fulano” en escena, estuve segura de que solo había sido coincidencia. (Hasta uno puede pensar “¿por qué no se me ocurrió plantearlo así?”)
    Lo único que tendría que pasar para que no queden dudas al respecto, es que sea exactamente el material ajeno. Y ahí si… deberíamos hacer una especie de “comité de comediantes” para que esa persona no vuelva a encontrar espacio para actuar al menos a 20kmts del planeta tierra.

Stand Up Delivery