En oportunidades nos toca toparnos con parejas amigas. Son muchas, las veces que nos preguntamos cuál es el misterioso engranaje que hace que determinada pareja funcione. Evidentemente la tan mencionada frase “toda pareja es un mundo”, resulta bastante acertada. A veces las parejas son el mundo ideal que cantaba Ricardo Montaner y otras veces, un mundo más cercano a Sex Pistols: devastado por la miseria y al borde de una guerra civil. Veamos aquí, algunos tipos de parejas con las que me he cruzado.

El monstruo de dos cabezas: estos son los simbióticos. No se separan nunca. El la lleva a ver los partidos de fútbol 5, ella lo lleva a merendar con sus amigas. Son tan simbióticos que él come porotos y ella se tira los pedos. Para sus amistades, dejan de ser entidades individuales. Ya no son, por ejemplo, “Sol” y “Gaby”. Son: “SOLYGABY”. Si sos amigo del novio, la recomendación es que no le cuentes secretos, porque todo lo que le digas le llega directamente a ella por un cable de telfax, y probablemente en la próxima reunión ella te mirará raro. Ahí te darás cuenta de que lo de las travestis paraguayas ya dejó de ser un secreto entre amigos.

Los “Israel y Palestina”: estos son los que siempre están en pie de guerra. Siempre están mal. Cuando le preguntás a alguno de los dos cómo anda la relación, la respuesta es (suspiro mediante): “y… qué se yo… no me la/lo banco más”. Son los que están por cortar, mas o menos desde que empezaron a salir.

Los “Andre Rincón-Ale Sergi”: esta pareja es la que todos sabemos que va a durar un pedo, menos ellos. Es la típica pareja que levanta apuestas en el grupo de amigos, para ver cuánto tardan en cortar.

Los “Roberto García-Adriana Aguirre”: estos son los que ventilan sus intimidades delante de cualquiera. Son esas parejas desfiltradas. Esas que no tienen drama en pelearse delante de todos o que revelan detalles que no estaríamos interesados en conocer. Son los que en el medio de una charla, te pueden contar a risotadas que el otro día probaron un dedo en el culo… En fin. Vuelcan la combi.

[quote_box_right]Son tan simbióticos que él come porotos y ella se tira los pedos.[/quote_box_right]Los Arjonianos: estos son los que funcionan bajo el axioma “lo que te gustó de mi, hoy te provoca llanto”. Son las minas que se ponen de novia con un coordinador de viaje de egresados porque es super divertido y al tercer mes está llorando porque el tipo está en Bariloche tirándose en culo patín con una horda de pendejas alzadas. O el flaco que se pone en pareja con una azafata para tener aire en la relación y al tercer mes sufre como un condenado porque tiene miedo de que lo esté cagando con el piloto.

Los esquizofrénicos: la relación de estos es como una especie de electrocardiograma. Un día te llaman llorando porque terminaron la relación y tienen que dejar el departamento,  y a los dos días te llaman para preguntarte por una agencia de viajes porque se arreglaron, están super enamorados y planean irse a Punta Cana. A la semana, te llaman nuevamente para contarte que cancelaron el viaje porque está todo mal y a los tres días, cuando vos le preguntás cómo siguen las cosas, te contestan: “Todo bien. ¿Por?”.

Los Ruggeri: estos son esas parejas que se manejan al límite de la expulsión. Son los que vuelven al departamento a las siete de la mañana con una tanga en el bolsillo o las que dejan el Facebook abierto con todo el historial de chongos expuestos. Básicamente, son los que están buscando la roja.

Los “Photoshop”: estos son los que están tan enamorados que tratan de tapar como sea, los defectos de sus parejas. Tipos que están en relaciones con mujeres que los controlan y que ante la pregunta de porqué se las bancan, la respuesta es: lo que pasa que ella tiene mucho instinto maternal. Minas que están de novias con flacos que se les instalan en la casa, argumentan que los bancan hasta que encuentren algo que tenga que ver “con lo suyo”. Para quienes estamos fuera de la relación “lo suyo” debería ser por lo menos un laburo de delivery.

Los países nórdicos: estos son los que funcionan siempre con consenso y en la pareja todo se debate. Son el socialismo del amor.

21.5.2014
 

Author: Luciana Faistman

Comediante. Virginiana. Trabaja en oficina y tiene un cadete a cargo. Empezó a hacer stand up en el año 2008, de la mano de Fernando Sanjiao. Participó del primer stand up femenino de Bendita TV, formó parte de dos ediciones del Festival Ciudad Emergente y fue elegida por Mario Pergolini para el ciclo de stand up en el Teatro Vorterix. Tiene apellido de superhéroe.

Stand Up Delivery