Hugo Martín y Max Goldenberg

¿Cómo se empieza a escribir algo sobre un amigo que se acaba de morir? Es durísimo. Sobre todo cuando no se trató de una enfermedad ni de un accidente. Simplemente se fue, no está más. El jueves 20 de octubre, mi amigo y compañero de aventuras, Hugo Norberto Martín (el renombrado como le gustaba decir en sus monólogos) se murió de pronto y la sensación que me quedó es que se fue demasiado rápido. Tenía mucho más para dar y para recibir. De eso no me cabe la menor duda.

El sábado pasado, en los camarines de The Cavern, donde hace 3 años hacemos ¿Cuál es su Gracia? estábamos repasando nuestra historia juntos. Y me jodía porque, cuando él (junto con Germán Batallán, Guillermo Selci, Sebastián Fernández y Fernando Sanjiao) empezó con ¿Cuál es su Gracia? yo estaba arrancando con Cincomediantes. “Ustedes vinieron después, nosotros somos más viejos” me decía. Porque, cuando empezamos, no había doscientos shows de stand up. Apenas éramos tres o cuatro. Y Hugo, señoras y señores, fue uno de los primeros.

Para los que no lo conocieron personalmente, quiero contarles que se han perdido de conocer a una gran persona, generosa, que me enseñó el valor de las pequeñas cosas, que son en definitiva lo que las hacen importantes. Contemporizador, cariñoso y muy talentoso. Familiero, buen esposo y gran padre. Como amigo me dió el consejo cuando se lo pedí. Y no siempre fue el que hubiera querido escuchar. Era el consejo que tenía que dar: el mejor. Un tipazo.

En el escenario fue evolucionando. De menos a más (no todos pueden decir lo mismo), buscando cosas nuevas todo el tiempo. Pensando en que cada espectáculo es la suma de todos y no el brillo individual. Ya estábamos pensando en el espectáculo del 2012, proponiendo cosas y probando algunas. De hecho, en su última función, probamos dos sketches que iban a formar parte del nuevo espectáculo.

Hugo Norberto Martín, el de la esposa que junta bolsas, el que supo ver que las empanadas bailarinas eran una boludez, el hipocondríaco profesional (era médico), el padre de las hijas que escuchan La Oreja de Van Gogh (“es como escuchar las manos de Perón”). El comediante, el médico, el cantor de tangos, el amigo, el papá, el esposo. El buen tipo.

Yo ya lo estoy extrañando, mucho más de lo que me hubiera imaginado. Cómo él me decía siempre que me embroncaba con algo: “No pasa nada, Max. Avanti”

Avanti entonces

25.10.2011
 

Author: Max Goldenberg

Max Goldenberg es comediante, cuentista, actor, conductor de radio, mago, acróbata de la vida y narrador de historias. Desde 2007 forma parte del espectáculo "¿Cuál es su gracia?"

Comentarios

  1. Julia Juliá dice:

    Es mágico ver los homenajes que hacen los amigos que se quedan sobre los que se fueron.
    Es como con lo que leí en estos dias sobre él, me hace desear haberlo conocido y estar seguro que los que lo conocieron fueron afortunados en haber contado con él en su entorno.
    Y esa es la forma mejor y mas sana de recordar a alguien, en sus logros, en sus hazañas en esas comunes, cotidianas, esas que nos definen.
    Genial lo que expresas Max y un aplauso para Hugo.

  2. gaby dice:

    hasta siempre Hugo .gracias por iluminar con tu sonrisa mis pasos por la guardia.

Stand Up Delivery