Por Dennis Campbell para The Guardian

Una investigación publicada en 2014, indica que los cómicos son capaces de hacer reír a la gente, ya que a menudo presentan características que normalmente se encuentran en las personas con esquizofrenia o trastorno bipolar.

Su talento para divertir a la gente radica en tener personalidades inusuales y mostrar lo que los investigadores dicen que son altos niveles de características psicóticas, según los hallazgos que parecen apoyar la creencia generalizada de un vínculo entre la locura y la creatividad.

Los resultados se basan en un estudio de cómo 523 cómicos del Reino Unido, EE.UU. y Australia describieron sus propias personalidades y creencias, cuando completaron un cuestionario que mide rasgos psicóticos en personas que no están preocupadas por una enfermedad mental.

“Los elementos creativos necesarios para producir el humor son sorprendentemente similares a los que caracterizan el estilo cognitivo de las personas con psicosis – la esquizofrenia y el trastorno bipolar”, dijo el profesor Gordon Claridge del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford. Él es uno de los tres co-autores de los hallazgos, que se publicaron en la revista British Journal of Psychiatry.

“A pesar de que la psicosis esquizofrénica puede ser perjudicial para el humor, en menos forma puede aumentar la capacidad de las personas para asociar cosas raras o poco comunes o pensar en forma lateral”. Del mismo modo, el “pensamiento maníaco”, que es común en las personas con trastorno bipolar, puede ayudar a las personas a combinar ideas para formar nuevas, originales y divertidas”, agregó Claridge.

En el estudio, 404 comediantes hombres y 119 mujeres completaron una versión corta online del Inventario Oxford-Liverpool de sentimientos y experiencias (O-LIFE), que hace preguntas acerca de características esquizofrénicas y bipolares. Esto incluye experiencias inusuales, como el pensamiento mágico, la creencia en la telepatía y otros eventos paranormales y una tendencia a experimentar aberraciones perceptivas, así como la desorganización cognitiva, que abarca la distracción y la dificultad para enfocar los pensamientos.

También cubre la anhedonia introvertida – una disminución de la capacidad de sentir placer físico y social, así como una evitación de la intimidad – y la no conformidad impulsiva, una tendencia hacia un comportamiento antisocial, que a menudo se vincula a la falta de auto control de los estados de ánimo.

Los puntajes de los comediantes fueron comparados con los de 364 actores y 831 personas de ocupaciones no creativas.

Mientras que los actores lograron mejores resultados en tres de cuatro parámetros, los cómicos tuvieron un puntaje “significativamente mayor en los cuatro tipos de rasgos de personalidad psicótica”, informaron los investigadores. Los actores no tenían personalidades introvertidas, pero los cómicos sí.

Los investigadores creen que la mentalidad de los comediantes, según lo revelado por sus altas calificaciones de los cuatro parámetros, ayuda a explicar por qué pueden entretener al público.

El pensamiento maníaco, una característica del trastorno bipolar, surgió como uno de sus rasgos fundamentales. “Es fácil ver cómo esto puede dar cuenta de la relación entre el lado maníaco del trastorno bipolar y la actuación cómica”, dicen los autores.

Citan el ejemplo del último tiempo de Spike Milligan, el cómico y estrella de The Goon Show, que luchó contra la depresión maníaca lo largo de su vida. Él “utilizó los procesos de pensamiento de asociación libre de sus estados maníacos para generar el humor estrafalario y las ideas tremendamente ridículas que eran el sello distintivo de su depresión”.

El Dr. James McCabe, profesor principal de psicosis en el Instituto de Psiquiatría de Londres, dijo: “Los cómicos en este estudio se auto calificaron muy alto en pensamiento divergente, la capacidad de hacer conexiones entre conceptos aparentemente no relacionados. Los teóricos del humor deconstruyen los chistes para averiguar qué elementos hacen que sea exitoso o gracioso. Según esta teoría, la yuxtaposición de ideas de diferentes formas de pensar, son la raíz de lo que la gente encuentra gracioso en los chistes”.

Sin embargo, los resultados no deben ser tomados como evidencia de una relación entre el talento cómico y la enfermedad mental, dijo James McCabe, profesor en el Instituto de Psiquiatría de Londres.

El estudio encontró una asociación entre los estilos de pensamiento de los cómicos y la manía, en lugar de la psicosis en el sentido en que los psiquiatras utilizan el término, añadió.

Paul Jenkins, director ejecutivo de la organización benéfica Rethink Mental Illness, dijo: “Estos hallazgos son interesantes, pero hay que asegurarse de que nos protegemos contra el estereotipo ‘loco genio creativo’. Las enfermedades mentales como la esquizofrenia pueden afectar a cualquier persona, sean creativas o no. Nuestro conocimiento y comprensión de las enfermedades mentales todavía son muy inferiores al entendimiento de las enfermedades físicas, y lo que realmente necesitamos es mucho más investigación en esta área.”

7.6.2016
 

Author: Stand Up Time!

Stand Up Time! es un magazine online sobre stand-up comedy, en español. ¡Este que estás leyendo! Además, producimos shows en teatros, y stand up para eventos.

Stand Up Delivery