Por Daniel Bría.

En su libro “Comedia Stand Up Exitosa” (Successful Stand Up Comedy), Gene Perret destaca la importancia de SER BUENO en lo que uno hace. Concepto que podría aplicarse a un libro del arte de vivir, pero que en este caso está enfocado en el arte de hacer reír

Gene Perret no es exactamente un improvisado. Tiene más de 40 años de experiencia siendo guionista de monstruos de la comedia como Bob Hope, Bill Cosby, Carrol Burnett y escribió tan sólo 45 libros dedicados a la comedia.

En una manera muy didáctica, enumera 5 principios a seguir para mejorar día a día como comediantes.


Primero tienes que ser cruelmente realista en evaluar tus habilidades y actuaciones. Los comediantes tienen a racionalizar sus presentaciones mediocres. Le echan la culpa al público, la iluminación, el sonido, el día de la semana, el clima, la capa de ozono, y lo que tengan a mano.

Algunas veces, la mala respuesta es culpa de alguna de esas variables, pero lo más común es que sea culpa del comediante.

Para analizar la actuación, lo primero que se debe hacer es ser honesto con ella: ¿Qué hiciste que pudo haber contribuido a la mediocridad? ¿Qué podrías haber hecho mejor?

Incluso si el problema estaba en uno de los ítems de la lista de arriba, ¿de qué manera podrías haberlo manejado mejor?

Hay comediantes que repiten el mismo acto una y otra vez. En cada oportunidad el material se hunde pero el comediante insiste en que es gracioso; que el público se niega a darse cuenta.

Esto no es culpa del público. Es culpa de la obstinación del comediante.

Un famoso entrenador de tenis, ante las quejas de sus alumnos del estilo “tengo 10 años de experiencia jugando, pero no parece que esté haciéndome mejor”, les respondía “No! Tienes un año de experiencia jugando, hecho 10 veces”.

Si no reconoces la realidad, nunca podrás corregirla.

Segundo, observar a otros comediantes. Es duro para un comediante tener que admitir que otro artista sea mejor o más exitoso que ellos. Cada comediante cree que es el mejor, si no el único, buen comediante en la industria.

Cuando otro cómico cautiva al público en una función, en vez de quejarte de tu mala suerte, o racionalizar la buena suerte del otro, deberías estudiar su acto: ¿Por qué le fue tan bien esa noche? ¿Qué tiene de diferente su acto que cautivó al público? ¿Su material era tan bueno?

Deberías aprender sobre su buena fortuna en vez de dejar que te desmoralice.

Tercero estudia tu arte. Hay libros y profesores para ello. No todos los estilos y enfoques serán apropiados para ti. Tienes que investigar y encontrar al adecuado.

No subestimes a los veteranos de la profesión. Pueden tener un estilo que te parezca anticuado o fuera de moda pero han sobrevivido en este duro negocio por mucho tiempo. Tienen algo que ofrecer. Incluso si no eres fanático de su estilo de comedia, todavía puedes aprender de su presencia escénica, su conocimiento del mundo del espectáculo, sus técnicas promocionales.

Cuarto experimenta. Mejorar implica cambiar. Nadie puede mejorar si se mantiene igual.

Obviamente algunas de las cosas que intentes no funcionarán. Ese no es un problema. Te deshaces de ellas y estás de nuevo en donde arrancaste. Sin embargo, algunas de ellas, pueden funcionar.

Quinto practicar y ensayar. Debes ser consciente de tus habilidades y limitaciones. Saber exactamente qué puedes hacer o no hacer y qué tan bien puedes hacerlo o no hacerlo.

Con la práctica se perfecciona el timing, el delivery y se desarrolla la presencia escénica.

A veces una genial actuación escénica puede salvar un material por debajo del standard, pero material brillante difícilmente salve una mala actuación.

20.3.2014
 

Author: Daniel Bria

Daniel Bria, comediante nacido en Estados Unidos de padres cordobeses. No tiene tonada ni sabe jugar al basket. Se presenta con TheParados Stand Up en el Paseo la Plaza hace 4 años y desde 2013 forma parte de Humor Negro Stand Up Club.

Stand Up Delivery